22 diciembre, 2010

"Hacia la normalización del lobbying", artículo de Daniel Ureña para AESEG

El lobbying sigue siendo una actividad sospechosa. En el imaginario colectivo aún evoca pasillos y salas oscuras, gente que se mueve entre las sombras, conspiraciones y tráfico de influencias. Sin embargo, el lobbying, el mundo de los asuntos públicos, poco o nada tiene que ver con esa imagen. Al contrario, es una actividad necesaria que, realizada de forma transparente, es no sólo legítima sino deseable en el engranaje democrático de una sociedad.