La democracia y el potencial político de la Inteligencia Artificial

El impacto de la inteligencia artificial en el ámbito laboral de cara a 2030
30 julio, 2018
Activism manager o cómo las empresas buscan gestionar el compromiso de marca
14 agosto, 2018
Mostrar todo

La democracia y el potencial político de la Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial cada vez tiene una mayor presencia en el día a día de nuestras sociedades. Aunque a veces no resulta tan evidente, su uso comienza a ser algo habitual en nuestra vida cotidiana y, como cualquier factor de potencial influencia social, eso conlleva una responsabilidad política.

Uno de los primeros fenómenos que pueden venir a la cabeza de cualquier que piense en la relación entre política e Inteligencia Artificial es el de las Fake News. Plataformas digitales como Facebook están intentando adaptar sus modelos de seguridad para evitar la propagación de noticias falsas y evitar convertirse así en herramientas de difusión de potenciales manipulaciones políticas.

Dichas herramientas cuentan con el factor humano -grupos de vigilantes que revisan el contenido- pero dependen de algoritmos que detectan previamente potencial material peligroso. Esos algoritmos son la base de la Inteligencia Artificial y su implementación resultará clave a la hora de conseguir filtrar un flujo de información que resulta humanamente inmanejable.

Pero la Inteligencia Artificial también puede usarse en el sentido contrario: para generar manipulación y contenido falso. Ya existen programas capaces de imitar a la perfección la voz de una persona a partir del análisis y registro de un número determinado de vocablos emitidos por el verdadero dueño de dicha voz. El potencial que tienen herramientas de ese tipo para difundir falsas conversaciones y declaraciones es enorme y muy peligroso.

Asistentes personales

Hay otra vertiente política de la Inteligencia Artificial que atesora unas posibilidades muy amplias: el mundo de los asistentes personales. Mucha gente se ha habituado a utilizar Siri, Cortana y otros asistentes de sus teléfonos móviles y ordenadores. Sin embargo, aunque en España son todavía una novedad, la implantación de los asistentes virtuales domésticos comienza a ser una realidad en Estados Unidos.

Echo, Alexa, Google Asistant o Siri son algunos de los más populares. Su implantación empieza a ser amplia y algunos estudios proyectan que serán mayoritarios en los domicilios en un plazo de cinco años. Ante este potencial, algunos estados de Estados Unidos ya le están dando uso para ayudar a la acción de gobierno.

Algo que puede extrapolarse a todo tipo de instituciones. Sirva de ejemplo la iniciativa de la Norhteastern University, de Boston, que ha decidido ofrecer a partir del próximo otoño a todos sus estudiantes la posibilidad de contar con uno de estos asistentes, que estará conectado a sus cuentas estudiantiles y podrá informarles sobre el horario de sus clases, el dinero remanente en sus tarjetas de comida e incluso el estado de sus deudas.

El potencial político de este tipo de asistentes es pues enorme, sobre todo a la hora de canalizar flujos de información enormes, como la actividad parlamentaria, y personalizarlo en función de las necesidades de cada usuario. Es cuestión de tiempo, pero no tardará en verse la implementación de este tipo de gadgets en las instituciones.

Comments are closed.