Cinco consejos para hacer un buena campaña electoral en Twitter

1,45 millones de españoles solicitan el voto por correo para el 26J, un 85,5% más que en el 20D
20 junio, 2016
Los spots electorales más vistos en YouTube una semana antes del 26J
20 junio, 2016
Mostrar todo

Cinco consejos para hacer un buena campaña electoral en Twitter

MAS_Twitter26J

El pasado mes de marzo, Twitter cumplía 10 años de existencia. Una década en la que se ha convertido una herramienta de comunicación esencial para medios, instituciones, empresas, organizaciones y partidos políticos.

Poco a poco, contar con un perfil oficial de Twitter para el partido o para los principales líderes y candidatos en campaña o en gobierno ya no es una novedad como hace 5 años, sin embargo, todavía se siguen olvidando algunas de las claves necesarias para hacer una campaña eficaz en esta red.

Estos son los cinco consejos y recordatorios del equipo de MAS Consulting para hacer una buena campaña electoral en Twitter:

1. Twitter permite la comunicación directa con los ciudadanos: a diferencia de los medios de comunicación con los que le proceso es unidireccional, Twitter permite la comunicación bidereccional con los ciudadanos lo que ofrece la posibilidad de transmitir de forma directa los mensajes deseados, sin mediación y sin peligro de tergiversación. Ante esta relación de diálogo en la que ambas partes pueden intervenir, no hay que olvidar la necesidad de utilizar un lenguaje sencillo, comprensible y sincero para los votantes, además de la necesidad de adecuarse a la limitación de los 140 caracteres, lo que obliga a estar lejos de los tecnicismos y términos propios de los políticos.

2. Los usuarios de Twitter son líderes de opinión en sus entornos: algunos políticos creen que Twitter no representa a la mayor parte de la población, sin embargo, muchos estudios han demostrado que los ciudadanos más “tuiteros” se consideran “líderes de opinión” en sus comunidades ya que son gente informada, involucrada política y gente que disfruta compartiendo información, que se organiza, que es activa a la hora de generar debate y que trata de ejercer influencia sobre sus círculos. En definitiva, personas muy útiles para la transmisión de mensajes de los partidos, sobre todo en campaña.

3. Es una fuente de información para los periodistas: los periodistas usan Twitter para recoger información y los partidos pueden usarlo para transmitirla. Al igual que los correos o teletipos de las principales agencias de noticias, los periodistas prestan mucha atención a todo lo que se dice en Twitter y los partidos y candidatos pueden usar la red como cauce para ganar presencia en los medios de comunicación tradicionales y generar noticias. No hay que olvidar que todo lo que se dice en Twitter es como decirlo en voz alta en un discurso, por tanto, todos los mensajes tuiteados deben ser medidos, correctos (con especial atención a los errores ortográficos y de sintaxis) y claros; lo que obliga a los equipos de campaña a pensar “en titulares”.

4. No se puede usar solo en campaña: aunque es un fenómenos cada vez menos extendido no se puede abrir una cuenta de Twitter y actualizarla solo el mes previo a las elecciones y luego abandonarla. Los ciudadanos que deciden seguir a un partido político o a un político lo hacen porque tienen interés en sus mensajes o en sus actividades. Si ven que una vez han depositado su voto en las urnas el político de turno deja de informar a esta red lo considerarán algo oportunista, algo que normalmente provoca cierta desconfianza en los votantes de cara al siguiente proceso electoral.

5. Twitter crea comunidad alrededor de un candidato y/o partido: generalmente las redes sociales se han convertido en una herramienta esencial para llevar a cabo las acciones de comunicación interna con militantes y simpatizantes de un partido que se sienten parte de la acción política y se ofrecen para participar en la campaña o viralizar los mensajes a través de sus propias redes sociales. Todavía no hay mediciones que permitan comprobar cómo afecta el uso de Twitter en el fenómeno de movilización de militantes o seguidores de un partido político, sin embargo, lo que está ya claro es que son un gran altavoz para difundir mensajes más allá del círculo partidario.

Comments are closed.