Barack Obama, la crisis de la deuda y el poder de la opinión pública

Daniel Ureña analiza las consecuencias políticas del pacto fiscal en EEUU en la SER y Expansión
2 agosto, 2011
Daniel Ureña habla en la revista TIME del adelanto electoral en España
8 agosto, 2011
Mostrar todo

Barack Obama, la crisis de la deuda y el poder de la opinión pública

Recientemente comentábamos en este blog la estrategia que Greenpeace había empleado para presionar a una conocida marca de automóviles, que combinaba un enfoque grassroots con lobbying indirecto (aquel que se ejerce a través de la opinión pública). La organización ecologista se lanzó a la recogida de firmas por Internet apoyándose en tres ingredientes que garantizan el éxito en Internet: creatividad, humor y el universo Star Wars.

El enfrentamiento previo a la que podría haber sido la primera suspensión de pagos en la historia de Estados Unidos nos ha permitido asistir a una estrategia similar por parte de un peculiar “lobbista”, el propio Barack Obama. Como presidente de Estados Unidos, Obama podría haber representado los intereses de sus votantes y del conjunto de la nación frente al Congreso y el Senado. Sin embargo, consciente del riesgo para su imagen que suponía exponer públicamente un plan que podía ser rechazado, decidió valerse del poder de la opinión pública.

El Presidente aprovechó que la mayor parte de los norteamericanos deseaban una solución consensuada para elevar el techo de endeudamiento de EEUU y puso en marcha una ofensiva mediática que movilizara a la población en contra del Partido Republicano. Para ello empleó los medios tradicionales y las redes sociales. A la habitual guerra de titulares, su añadieron varias comparecencias en televisión y una agresiva campaña en Facebook, Twitter y su canal de vídeos en YouTube.

A través de todos estos canales, Obama invitó a la población a llamar, escribir y twittear a sus representantes republicanos. La ofensiva fue especialmente intensa en Twitter, donde su equipo de comunicación invitaba a los seguidores a bombardear las cuentas de  congresistas y senadores republicanos, indicando en cada caso su nombre de usuario. Los medios destacaron que esta campaña le valió 36.000 seguidores en Twitter

… pero su llamada a la acción bloqueó las páginas webs de varios congresistas y senadores, que también recibieron miles de llamadas, correos electrónicos y tweets presionando para que buscaran un acuerdo con el Partido Demócrata. El acuerdo finalmente llegó y aunque puede que nunca sepamos cuánto influyeron estos mensajes, el poder movilizador de las estrategias grassrootsquedó denuevo demostrado.

Mensajes de Barack Obama en Facebook y Twitter en los días previos al acuerdo

Algunos mensajes de Barack Obama en Facebook y Twitter en los días previos al acuerdo

Comments are closed.