Nuevo debate entre los precandidatos republicanos
10 octubre, 2007
Santos Ortega, nuevo Jefe de prensa del Consorcio Turístico de Madrid
12 octubre, 2007
Mostrar todo

Mensaje sin gaviota

El vídeo que difundió ayer el Partido Popular, en el que Mariano Rajoy, animaba a los españoles a participar en el Día de la Fiesta Nacional ha conseguido acaparar el interés de todos los medios de comunicación. ABC publica este artículo de Cristina de la Hoz y Blanca Torquemada.

rajoy.jpg

Mensaje sin gaviota

11,30 de la mañana. Los responsables del departamento de telegenia del PP buscan un buen encuadre donde situar a Rajoy para que pronuncie una declaración de apenas minuto y medio de duración. La sala de prensa les resulta demasiado fría, impersonal. Deciden usar el despacho presidencial, situado en la planta séptima del edificio de Génova. Sentado tras su mesa de trabajo, el claroscuro no permite una grabación en buenas condiciones. Finalmente, le colocan delante de la estantería que cubre la pared izquierda de la sala. No se añade nada, ni la bandera ni las fotografías que aparecen de fondo. Una de ellas es una «foto de familia» del primer Gobierno de Aznar. Otra, recoge el momento en que jura uno de sus cargos en presencia de Su Majestad el Rey.

Los responsables de grabar el vídeo han retirado unos adornos con forma de barco. También se decide que no aparezcan por ningún lado ni las siglas populares ni su gaviota «porque no queríamos hacer un vídeo partidista, sino dirigido a todos los ciudadanos», explican fuentes populares. Estos mismos medios admiten que el formato es novedoso, pero argumentan que «también lo utilizan los presidentes autonómicos en sus mensajes de Navidad o Año Nuevo». Además, alegan que hubiera sido imposible convertirlo en una declaración ante la prensa porque los periodistas cada vez son más impermeables a citas en las que no pueden interpelar al político.

Internet y «YouTube»

Además, su principal destino es internet y el portal «YouTube», donde es posible llegar a millones de internautas con tan sólo apretar la tecla del ratón. La decisión se tomó el lunes durante «maitines» y no se trató posteriormente en el comité ejecutivo para intentar preservar la sorpresa.

Rajoy comienza su alocución. Le sale, según una persona de Génova, «perfecto», aunque al final desplaza un poco el cuerpo. Segunda toma y todo acaba rápido. La polémica está servida, pero los expertos consultados por ABC lo valoran en tonos elogiosos.

«Imagen presidencial»

«Varios aciertos» destaca en este vídeo el especialista en comunicación política Daniel Ureña, Director de MAS Consulting, empezando por el de su tono de comedida seriedad: «Se ha realizado con un fondo institucional, de despacho, con los libros, las fotografías y la bandera nacional, que ofrece una imagen presidencial de Mariano Rajoy, en consonancia con lo que se quiere transmitir en estos momentos». «Los vídeos -añade Ureña- son tremendamente efectivos, si están bien realizados, porque, además de resultar muy baratos, marcan la agenda. El PP ha dado en el clavo al adelantarse a los acontecimientos, en un asunto candente como es el de la Fiesta Nacional. Rajoy consigue además que se hable de él, y, en la medida en que él copa el protagonismo, arrebata repercusión mediática a los demás». Estima también que «la operación se completaría si en un partido con cientos de miles de afiliados, como es el PP, se organiza una «campaña viral» en internet para la máxima difusión del vídeo».

«Balance positivo», también, para Marcos Magaña, socio-director de No Line Worldwide, quien aprecia en el contenido «que el PP ha sabido darle la vuelta a la situación y hacer del aislacionismo al que se le ha sometido una virtud, ya que queda, en definitiva, como el único partido que defiende los símbolos nacionales». Opina también que «con esta iniciativa, se superan algunos tópicos, como el de que la derecha no podía hacer una reclamación tan directa referida a estas cuestiones. Me parece un paso valiente». Como hallazgos específicos con posible «pegada» destaca «el llamamiento de Rajoy a los ciudadanos para que hagan un gesto, y, sobre todo, que hable del «Día de la Nación española». Suena bien y puede enganchar». Como principal «punto negro», la escenografía: «Es presidencial, sí, pero presidencial del año setenta».

Comments are closed.