Los expertos creen que Rajoy derrotó a Zapatero en cercanía y agilidad

"Los políticos españoles no aprovechan ni el 10% de las posibilidades de internet"
18 abril, 2007
Ganó la proximidad
22 abril, 2007
Mostrar todo

Los expertos creen que Rajoy derrotó a Zapatero en cercanía y agilidad

ABC publicó ayer este artículo de Blanca Torquemada sobre la intervención de Mariano Rajoy en el programa “Tengo una pregunta para usted”. Al igual que en el caso de Zapatero, cuatro profesores de MAS Consulting, Daniel Ureña, Jorge Rábago, Luis Salvador y Marcos Magaña, analizaron el programa para ABC.

“Esta vez había pauta para la comparación -la primera entrega protagonizada por Zapatero- y esa circunstancia determina la valoración de los expertos en comunicación sobre la intervención estelar de Mariano Rajoy en el televisivo «Tengo una pregunta para usted». A falta del café del abuelo Patxi, la tentación de reducir a anécdotas esta nueva edición del programa desvía la atención hacia la galleguísima contestación del líder de la oposición sobre su sueldo, pero los especialistas en el «calado» real del mensaje transitan por otros derroteros más sutiles. ABC ha consultado a los mismos asesores que desmenuzaron en este diario la entrevista ciudadana al presidente del Gobierno. Con matices, consideran que el líder de la oposición salió bien parado del envite.

La audiencia, dato objetivo
Daniel Ureña, director de MAS Consulting, hace notar que, por encima de las opiniones, Rajoy cosechó un éxito objetivo: el de la audiencia, al superar a Zapatero en más de medio millón de espectadores. Al margen de ese dato, estima que el presidente del PP «estuvo ameno y bastante suelto. A él le pondría una nota de 7,5, y a Zapatero un 5 pelado. El hecho de que Rajoy respondiera a 70 preguntas demostró que estuvo más ágil, a pesar de la hostilidad de muchas preguntas. He leído algún comentario en el que se ha rebautizado al programa como «Tengo una paliza para usted». En todo caso, se notó que Rajoy ya había visto la intervención de Zapatero y se lo había trabajado bien». «Contextualizó muy bien las respuestas -añade-, e interactuó mejor con la gente que el presidente del Gobierno. Descendió a los ejemplos, y eso es algo que a Zapatero le faltó». Le gustaron a Ureña especialmente «los detalles que le humanizaron, como el de tranquilizar a quienes se atascaban al formular las preguntas». Como aspecto negativo ve tan sólo «que él tenía la estrategia de «colocar» tres grandes ideas, economía, inmigración y seguridad, y no lo consiguió, seguramente porque tuvo que entretenerse en responder a los ataques de los entrevistadores».

A Marcos Magaña, socio-director de la asesoría No Line Worldwide, le pareció que hubo aspectos formales positivos, como «un ritmo mucho mejor que el de Zapatero, y un esfuerzo del entrevistado por lograr un tono coloquial que le salió bastante bien», frente a otros negativos como «una cierta sobreactuación al repetir los nombres de los ciudadanos o dar las gracias por las preguntas». En cuanto al contenido, «se notó su intención de personalizar la política, de huir de las generalidades. Le vi muy cómodo en los ámbitos de gestión, pero sigue sin articular un buen discurso para cerrar las heridas del pasado, las de Irak o el 11-M».

Jorge Rábago, director del Departamento de Telegenia del Partido Popular, está muy sastifecho con el resultado: «Manejó el escenario francamente bien. Se tiró al ruedo desde el principio y buscó el contacto directo. En cuanto a si tuvo ventaja porque Zapatero ya había «actuado» antes, creo que no se trata tanto de eso como de estar bien o mal aconsejado. Lo que hizo ayer Rajoy lo habría hecho igual si le hubiera tocado ser el primero». En el contenido de las respuestas cree que demostró «solidez y firmeza. Si acaso, pecó en la primera parte de ir un poco rápido, algo que después corrigió, con un perfecto tono pausado. Manejó las anécdotas con habilidad, como lo demostró el hecho de que en este programa los espectadores han conocido detalles biográficos de Rajoy que antes no sabían, de su vida en Oviedo, de su padre juez…».

«Mejor, al polígrafo» El senador socialista y asesor de candidatos Luis Salvador reitera, como la vez anterior, que el «formato me parece todo un hallazgo y, además, se nota que ya está más rodado». Otra cuestión es cómo vio la intervención del líder del PP: «Oyéndole, pensé que quizá debería haber ido a otro programa, el del polígrafo. Estuvo desenvuelto defendiendo cosas contrarias a las que hizo cuando gobernaba». Para Salvador, «a diferencia de Zapatero, Rajoy utilizó el medio para hacer campaña. Mientras el presidente ahondó en la contestación a las preguntas de los ciudadanos, él hizo derivar cualquier cuestión a su agenda política nacional, la de los Estatutos, De Juana y demás, para atacar al Gobierno». A los ciudadanos seleccionados los vio en forma: «Se ganó agilidad porque se notó que a la gente la habían preparado mucho mejor».

Comments are closed.