MAS Consulting participa en el ‘IE Alumni Weekend: A smart new world’ en Lisboa
2 abril, 2018
Marta García Aller se incorpora al claustro de profesores del Postgrado de Inteligencia Económica y Seguridad
11 abril, 2018
Mostrar todo

Guía para la tramitación de los Presupuestos 2018

El Gobierno aprobó el proyecto de Presupuestos Generales del Estado en la reunión del Consejo de Ministros del pasado 27 de marzo. Una semana después, la Presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, recibía oficialmente el proyecto en la Cámara Baja para dar inicio a su tramitación.

El Reglamento del Congreso de los Diputados fija la prioridad del proyecto de Presupuestos frente al resto de iniciativas legislativas, por lo que el inicio de su tramitación es inmediato. Tras quedar registrado en la Cámara Baja el mismo 3 de abril, la Mesa del Congreso lo calificó y la Junta de Portavoces aprobó el calendario de tramitación.

Dicho calendario establece la apertura de solicitud de comparecencias hasta el 9 de abril, la presentación de enmiendas a la totalidad hasta el día 20 y las enmiendas al articulado hasta el 27 de abril.

Las comparecencias se celebrarán del 16 al 20 de abril y el debate de totalidad los días 25 y 26 del mismo mes, lo que supondrá el primer examen parlamentario que deberá pasar el proyecto de Presupuestos.

Si el Gobierno consigue los apoyos suficientes para superar la votación, el proyecto continuará entonces su tramitación en la ponencia, cuyo informe se ha fijado hasta el 11 de mayo. Posteriormente, la Comisión de Presupuestos deberá estudiar dicho informe, votar las enmiendas y emitir su dictamen, para lo que tiene de plazo hasta el 18 de mayo.

El dictamen de la Comisión será debatido y votado, junto con los votos particulares y las enmiendas que se mantengan vivas, en el Pleno del Congreso en un debate previsto entre el 21 y el 24 de mayo en el que se defenderán las partidas de cada ministerio y las enmiendas de cada grupo parlamentario.

El texto que se aprobara en dicho Pleno se elevaría al Senado. Si el articulado no se modifica en la Cámara Alta, los Presupuestos Generales del Estado quedarían aprobados. En caso de que se modificara mediante la introducción de enmiendas o llegara a vetarse, el proyecto bajaría de nuevo al Congreso donde el Pleno decidiría sobre los cambios y, si procediera, el veto.

 

Comments are closed.